Un estudio sobre Dios

Debemos saber que para la mente humana, entender y querer estudiar a Dios será algo que abarcará mucho más de lo que encontraremos en un escrito, pues Dios es infinito y nosotros no. Es bueno hallar a Dios y entonces El se manifiesta en su manera de ser, El se revela y de esa manera vamos conociendo a Dios, en nuestro trato con El. Mateo 11:27

Conocer a Dios

Es el deseo de Dios que los hombres le conozcan y le glorifiquen.

" Así dice Yahveh: No se alabe el sabio por su sabiduría,ni se alabe el valiente por su valentía , ni se alabe el rico por su riqueza; más en esto se alabe quien se alabare: en tener seso y conocerme, porque yo soy Yahveh, que hago merced, derecho y justicia sobre la tierra, porque en eso me complazco." Jeremías 9:22.23

Conocer a Dios es el privilegio más grande que hombre alguno pueda tener. Con nuestro lenguaje y conocimiento no podemos siquiera imaginarnos lo que es la grandeza de Dios. Se debe conocer a Dios, y dar a conocer su existencia a los hombres. Es necesario aclarar que hay una gran diferencia entre el conocimiento de las cosas que tratan acerca de las cosas de Dios (sus obras, su creación, etc.), y el conocimiento de Dios mismo; veamos por ejemplo Romanos 1:18-20, comparándolo con Mateo 11:27 y Juan 17:3.

Hay quienes saben ciertas cosas (algunas veces, muchas cosas) acerca de Dios, sin conocerlo. Mas para conocer a Dios es necesario acercarse a El por medio de Jesucristo.

"No me conocéis ni a mí ni a mi Padre; si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre." Juan 8:19
Para tener vida eterna es necesario conocer a Dios y a su Jesucristo. Juan 17:3

Los atributos de Dios

Definición de Atributo.

El diccionario define la palabra "atributo" como: Cualidad o propiedad de una cosa.

Tanto las cosas como las personas tienen (en si) atributos que los identifican y distinguen de las demás cosas o personas. Estos atributos son tan importantes y esenciales, que sin ellos la persona perdería su personalidad y dejaría de ser lo que es (lo mismo pasa con las cosas), de manera que los atributos de Dios son: LO DISTINTIVO DE SU SER. Estos atributos -que también podrían llamarse cualidades o perfecciones divinas- es lo que distingue a Dios como el SER SUPREMO.

Las obras de Dios

Las obras de Dios son la manifestación de sus atributos o cualidades, por esto es necesario que para entender las obras de Dios tengamos una idea clara de sus atributos.

Las preguntas que el hombre se hace tocante a: ¿Cómo es Dios? ¿Quién es Dios? o ¿Puede Dios ser definido? Estas y otras preguntas son contestadas en la Biblia y sólo ella nos da una idea clara de lo que Dios es. Fuera de la Biblia estas preguntas han sido contestadas en forma incorrecta y hasta negativa, ya que: “a Dios nadie le vio jamás” (Juan 1:18), y también, “Dios es espíritu” (Juan 4:24). Fuera de la Biblia el hombre ha descrito a Dios de acuerdo a las características del hombre mismo, lo cual es un error.


Hay atributos que pertenecen solo a Dios y en ninguna manera puede tenerlos hombre alguno o criatura.

I.- INFINIDAD DE DIOS.

(Infinito, insondable, existencia propia)

Esto quiere decir que Dios no tiene limites (sin fin). La infinidad de Dios se refiere a su existencia propia, esto es: "Que existe en si mismo, que siempre ha existido y siempre existirá, sin que nada haya causado su existencia ni nadie pueda hacerla cesar. Dios tiene vida en si mismo y nadie se la dio: Juan 5:26.La existencia propia de Dios se ve en el nombre YHWH, Exodo 6:3 y en la declaración de Exodo 3:14; "YO SOY EL QUE SOY".

La infinidad de Dios (su existencia) es un misterio muy profundo para la mente humana, no sabemos cómo o por qué existe. Dios siempre ha existido y existirá, y solo podemos exclamar como el salmista: "Grande es Yahveh y digno de suprema alabanza y su grandeza es inescrutable.” Salmo 145:3.

Textos sobre la infinidad o existencia propia de Dios: 1 Reyes 8:27; 2 Crónicas 2:5; Job 5:9; 9:10; 11:7-9; 26:14; 36:26; 37:5; Salmo 77:15-19; 139:4-10; 147:5; Eclesiastés 11:5; Romanos 11:33-35.

Dentro de la infinidad o existencia de Dios, se ven dos cualidades, a un Dios vivo, y su existencia en los juramentos de Dios.

A.- Un Dios Vivo.

2 Reyes 19:4; Salmo 84:2; Jeremías 10:10. También se le llama: “El Viviente,” o “El Dios Viviente.” Véase por ejemplo: Génesis 16:14; 24:62; Deuteronomio 5:26; Josué 3:10; 1 Samuel 17:26; 2 Reyes 19:l6; Jeremías 23:36; Daniel 6:21, 27; Juan 6:57.

B.- Los Juramentos de Dios.

También se nota la infinidad o existencia de Dios en los juramentos que El hace en la Biblia diciendo: "Vivo Yo", vea Números 14:21-23. 28; Deuteronomio 32:39-40; Isaías 49:18; Jeremías 22:24; Ezequiel 5:11; 14:16.

II.- LA ETERNIDAD DE DIOS (Dios es eterno).

Esto se refiere a que Dios no tiene limites en los términos temporales que conocemos como seres finitos. La eternidad de Dios, significa que Dios no tiene principio ni fin y para él no hay secesión de tiempo. Esto significa mucho más de lo que nuestra mente puede alcanzar a comprender. Podemos hablar de la eternidad como duración sin fin y se puede hablar de una eternidad anterior que no tuvo principio, pero aún eso no es la eternidad de Dios. Para Dios no hay pasado, ni presente, ni futuro, Dios no vive en el tiempo, sino más allá en la eternidad y no está sujeto al tiempo: Exodo 3:15; Deuteronomio 6:4; 33:27; Salmo 93:2; 102:13; 146:10; Isaías 40:28; 41:4; 48:12; Jeremías 10:10; Lamentaciones 5:19; Daniel 4:31; 6:27; Habacuc 1:12; 3:6; Romanos 16:26; 1 Timoteo 1:17.

Solo notemos algunos de estos otros textos y lo que dicen de Dios.

Isaías 57:15 "El Alto y sublime, el que habita en la Eternidad”.

2 Pedro 3:8 "Con el Señor un día es como mil años y mil años como un día."

También como se ve en Isaías 46:10 "Que anuncio lo porvenir desde el principio."

Hechos 15:18 "Conocidas son de Dios desde el siglo (o la eternidad) todas sus obras.

Los cristianos podemos tener plena confianza que no hay nadie como nuestro Dios, la Biblia nos dice: "El eterno Dios es tu refugio; y acá abajo los brazos eternos" (Deuteronomio 33:27).

III.- LA UNIDAD DE DIOS.

Las escrituras nos hablan mucho de la Unidad de Dios; Exodo 20:3; Deuteronomio 6:4; Juan 5:44; 17:3; Efesios 4:5; 1 Timoteo 1:17; 6:15; Judas 25.

La doctrina de la Unidad de Dios no contradice la doctrina de la Trinidad, porque ésta última enseña no solo que hay distinciones personales en la Naturaleza Divina, sino que también hay un solo ser.

IV.- INMUTABILIDAD (Dios es Inmutable).

La Inmutabilidad de Dios quiere decir que Dios no cambia, podemos notar cambios a nuestro alrededor, en nosotros mismos, etc., pero Dios es el único fundamento sólido donde poner nuestra fe, pues no cambia, ya que como dice en Santiago 1:17. "En el cual no hay mudanza, ni sombra de variación."

No hay "cambios" en Dios, sea en aumento o disminución, de progreso o deterioro; todo cambio tiene que ser hacia lo mejor o lo peor, pero Dios es la Perfección Absoluta y no hay un posible cambio hacia lo "mejor" o hacia lo "peor".

No puede haber alguna adición a los atributos de Dios, ni en aumento a su capacidad y poder, Dios no puede ser más Santo, más Justo, etc. Sería absurdo suponer que pudiera hacerlo, Salmo 102:27; Malaquías 3:6.

Textos que nos hablan de la Inmutabilidad de Dios aparte de los ya mencionados. Exodo 3:15; Números 23:19; 1 Samuel 15:29, Salmo 33:4, 11; 102:26; 119:89-90 y 138; Lucas 21:33; Hebreos 6:17-18.

V.- OMNIPRESENCIA (Quiere Decir que Dios Está en Todas Partes).

Cuando se habla de la Omnipresencia de Dios, esta se confunde muchas veces con la Inmensidad de Dios, pero INMENSIDAD significa que Dios no tiene limites (Dios no está limitado en espacio), y cuando se trata de la Omnipresencia de Dios, esto tiene que ver con el espacio o con la creación, así: Dios está presente en todas partes en la totalidad de su esencia, sin multiplicación o división, difusión o expansión.

Es un error pensar que una parte de Dios está aquí y otra allá, porque su esencia no puede dividirse. Las cosas materiales tienen que poseer extensión para llenar un espacio, no así Dios.

También Dios puede manifestarse localmente cuando así quiere hacerlo como en el monte con Moisés. Cuando se le aparece a Samuel junto al arca, etc.

1 Reyes 8:27; 2 Crónicas 2:6; Job 28:24; 34:21-22; Salmo 33:13; vea 139:7-10; Proverbios 15:3; Jeremías 23:23-24; 32:19; Amós 9:2-3; Hechos 17:27; Hebreos 4:13.

Para el creyente, la realidad de saber que Dios está siempre presente es un gran consuelo, le podemos hablar porque nos escucha. Su presencia significa protección, y el saber que Dios está presente nos debe servir como una prevención contra el pecado:

--Pues no podemos cometer un solo pecado sin que él nos mire.

--No podemos consentir un pensamiento malo sin que él se dé cuenta.

--No podemos abrigar en nuestro corazón un deseo ilícito que escape a su conocimiento.

“El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas. Ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas… Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos” (Hch 17:24, 25, 28).

VI.- DIOS ES ESPIRITU.

(No confundir con el Espíritu Santo) Génesis 1:2; Salmo 139:7; Juan 4:24; 2 Corintios 3:17.

VII.- DIOS ES INVISIBLE.

Exodo 33:20; Job 9:11; 23:8-9; Juan 1:18; 5:37; Romanos 1:20; Colosenses 1:15; 1 Timoteo 1:17; 6:16; Hebreos 11:27; 1 Juan 4:12.

VIII.- INMORTAL.

Esto no tiene nada que ver con la Eternidad de Dios. Salmo 102:26,27; 1 Timoteo 1:17; 6:16.

IX.- DIOS ES LUZ.

2 Samuel 22:29; Salmo 104:2; Isaías 60:19; Habacuc 3:4; 1 Timoteo 6:16; Santiago 1:17; 1 Juan 1:5.

X.- SOBERANO Y ALTISIMO.

Exodo 33:19 (Con Romanos 9:15); Números 24:16; Salmos 21:7; 47:2; 57:2; 83:18; 92:1; 115:13; 135:6; Isaías 57:15; Daniel 4:25, 35; Lucas 6:35; Hechos 7:48; Efesios 1:9-11; etc.

Hay muchos textos en la Biblia que nos hablan como si Dios tuviera rasgos característicos del hombre.

Génesis 6:6; Números 23:19 y 1 Samuel 15:11. Nos dice que Jehová se arrepintió, esto es un ejemplo de lo que es Antropomorfismo. Hay Textos que nos hablan de los brazos, cara, manos, pies, etc.

Gracias a la Inmutabilidad de Dios, nosotros sus hijos, podemos sentirnos seguros en este mundo lleno de cambios; Isaías 54:10 nos dice: Los montes se moverán, y los collados temblarán, más no apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz vacilará dice YHWH, el tiene misericordia de ti.


Otros atributos que Dios concede a sus siervos en algún momento.

I.- LA OMNISCIENCIA DE DIOS.

Esto quiere decir que Dios conoce todas las cosas, la palabra de Dios nos enseña esta doctrina en muchos lugares: Salmo 33:13-15, 139:1-6, 147:4,5; Jeremías 17:9-10; Mateo 6:8; Mateo 10:29-30; Hechos 15:8; 1 Juan 3:20. La profecía cumplida también nos muestra la Omnisciencia de Dios, Isaías 44:28; 46:9,10.

La enseñanza que nos da la Biblia sobre el conocimiento (omnisciencia) de Dios, no es sucesivo como el nuestro. Dios conoce las cosas inmediatamente, de una vez, nosotros tenemos que adquirir nuestros pequeños conocimientos poco a poco. Pero Dios sabe todo por intuición, sin tener que aprenderlo. El conocimiento de Dios es simultáneo, esto es, Dios no hace diferencia entre el pasado, presente y el futuro.

También Dios tiene conocimiento de las cosas posibles como de las existentes que realmente suceden. Esto lo vemos en: 1 Samuel 23:7-14; Isaías 48:18; Jeremías 38:17-20; Mateo 11:21-23; y esto solo por citar algunos casos. Sin embargo la Omnisciencia o Conocimiento de Dios tiene un limite, esta limitación se refiere a lo imposible y absurdo.

La Omnisciencia de Dios está muy relacionada con su Omnipresencia, pues Dios tiene el conocimiento de todas las cosas Mateo 2:23. Así por ejemplo es una demostración de la Omnipresencia y Omnisciencia de Dios, ya que él conoce todos los actos de los hombres antes de que los hagan Isaías 44:28. El conocimiento de Dios es simultáneo, esto es, que para él no hay diferencia entre el pasado, presente o futuro. Solo nos queda decir como Pablo. “Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios” (Romanos 11:33), o como dice el salmista: “Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender” (Salmo 139:6).

Para tener una idea clara de lo que es la omnisciencia de Dios, daremos algunos de los muchos textos que nos mencionan esta doctrina Deuteronomio 31:16; 1 Samuel 2:3; 1 Reyes 8:39; Job 28:34; 31:4; 34:21; 37:16; Salmo 11:4; 33:13-15; 94:9; 139:1-6; Proverbios 5:21; 15:3; Isaías 40:13,14; Jeremías 32:19; Ezequiel 11:5; Daniel 2:22; Mateo 6:4; Marcos 13:32; Hechos 15:18; Hebreos 4:13.

II.- LA SABIDURIA DE DIOS.

La Sabiduría de Dios es la inteligencia manifestada en la manera de hacer todas las cosas, con fines buenos y usando medios correctos.

La palabra “Sabiduría” encierra la idea de un gran fin, al cual están subordinados todos los fines secundarios. Este Gran fin es la gloria de Dios, como dice en Romanos 11:36. Para él son todas las cosas.

A.- La Sabiduría De Dios En La Creación.

Cuando consideramos las maravillas de la creación tenemos que admitir que en todas partes se ve la sabiduría infinita de Dios. Por ejemplo, un pequeño cambio en la proporción de agua, o de elementos en la atmósfera, harían imposible la vida en este planeta. Dios ha hecho todo perfectamente.

La Biblia nos muestra esta sabiduría cuando Dios trata con sus criaturas, por ejemplo Salmo 19:1 “Los cielos cuentan la gloria de Dios”. En el Salmo 104:24 “¡Cuan innumerables son tus obras...etc. Dios uso la sabiduría y el poder manifestados en la creación para llamar la atención de Job a la grandeza de su ser (véase Job capítulos 38-41, donde regaña a Job).

B.- La Sabiduría De Dios En Su Providencia.

La sabiduría de Dios se ve en su provisión para con todos los hombres en general (Mateo 5:45), especialmente para con los suyos haciendo que todas las cosas cooperen juntas para bien (Romanos 8:28).

C.- La Sabiduría De Dios En La Redención.

La redención más que en ninguna otra parte se ve la profunda Sabiduría de Dios, ya que manifiesta al mismo tiempo el amor al hombre y el odio al pecado Efesios 3:10; véase también Romanos 11:33; 1 Corintios 2:7.

Los creyentes debemos estar confiados en la Sabiduría de Dios, pues todo lo ha hecho bien Marcos 7:37.

III.-LA OMNIPOTENCIA DE DIOS.

La Omnipotencia es el poder infinito de Dios, o sea la capacidad de hacer lo que el quiere: “Yo soy el Dios Todopoderoso” (Génesis 17:1). No hay nada imposible para Dios: Génesis 18:14; Jeremías 32:17, 27; Mateo 3:9, 19:26; Apocalipsis 15:3.

El poder inmenso Omnipotente de Dios se ve en la creación (Creación. Significa: dar existencia a una cosa, sacándola de la nada.), solamente la Omnipotencia puede hacer esto.

La Omnipotencia de Dios se manifiesta también en la conservación de todas las cosas. El poder que las creo tiene que ejercerse para conservarlos, Colosenses 1:17b; Hebreos 1:3.

Es difícil para nosotros el llegar a comprender algo de este poder tan grande. Aunque el poder de crear y conservar no es comparable con el poder manifestado en la redención: Colosenses 2:15; Romanos 1:16.

También, Dios no puede hacer algo que contradiga su carácter. Dios no puede “mentir” (Tito 1:2); “no puede negarse a si mismo” (2 Timoteo 2:13); “no puede ser tentado” (Santiago 1:13). El pecado es imperfección y sería contradictorio decir que un SER necesariamente perfecto puede ser imperfecto.En su amor Dios puede demostrar soberanía al actuar diferente porque no puede negar su naturaleza, el ser amor y ser sabio.

Los creyentes debemos estar confiados en el gran poder de Dios, quien nunca será frustrado en sus propósitos de amor para con sus hijos. Veamos algunos otros textos bíblicos que nos muestran la Omnipotencia de Dios: Génesis 35:11; Exodo 6:3; 2 Crónicas 20:6; Nehemías 9:32; Job 37:23; Salmo 24:8; 147:5; Isaías 40:26; Nahum 1:3; Marcos 10:27; Lucas 1:37; Romanos 1:20.

IV.- LA SANTIDAD DE DIOS.

La Santidad es la pureza y rectitud esenciales de Dios; esta santidad es inherente y no puede cambiar. La Santidad de Dios no puede definirse de la misma manera que la santidad de los hombres o de los ángeles, en estos se puede decir, que su santidad es la conformidad a la ley moral, pero Dios no está sujeto a ninguna ley, ni a nadie superior. De esta manera podemos decir que La Santidad de Dios es: LA CONFORMIDAD A SU PROPIA NATURALEZA PERFECTA. Dios no está bajo ninguna ley. Dios es la Ley, el Es Santo y Justo por su propia naturaleza.

Dentro de la santidad vemos que: Dios es Luz (Juan 1:5), la luz nos habla de su santidad. No es una luz física, sino moral, no hay tinieblas en él, que en otras palabras es: La ausencia de Pecado en él. Pero aún esto no es una explicación completa de la Santidad de Dios. Porque la Santidad no solo es la falta de pecado. Un ser humano no se convierte en santo al quitarle el pecado. La Santidad no solo es la diferencia entre lo positivo y lo negativo. Todos los aspectos del carácter de Dios son poderosos y positivos, como leemos en Hebreos 12:29, “Nuestro Dios es fuego consumidor”. Dios ha tenido una santidad absoluta desde la eternidad.

Como humanos, a los creyentes les gustan unos atributos de Dios más que otros, por la relación que tenemos con Dios, por ejemplo estimamos más su Bondad que su Poder. Y su Misericordia (Por la cual nos alivia) antes que su Justicia (Por la cual nos castiga), pero ¿dónde encontraríamos un atributo triplicado en alabanza sino en su Santidad? Isaías 6:3; Apocalipsis 4:8.

El Pueblo de Israel tenía que purificarse antes de acercarse ante la presencia de Dios Santo, También la Santidad es el juramento por el cual Dios jura Salmo 89:35-37, y la Santidad es la cualidad que Dios manda que el hombre posea, Levítico 11:44; 19:2; 20:7,26; 1 Pedro 1:14-16.

Otros textos que nos hablan de la santidad de Dios 1 Samuel 2:2, 6:20; Salmo 99:9; Isaías 57:15; Juan 17:11. En cuanto a que Dios es Luz, 2 Samuel 22:29; Salmo 104:2; Isaías 60:19; Habacuc 3:4; Santiago 1:17; 1 Juan 1:5.

La Santidad es el término que designa al atributo de Dios por el cual sabemos que Dios es recto en si mismo y en todas sus acciones. Pero a la manifestación de esa rectitud se le llama Justicia, este otro atributo, nos enseña la santidad de Dios en acción.

V.- LA JUSTICIA DE DIOS.

la Justicia es el trato de Dios para con sus criaturas, sean estas obedientes o no, su justicia, tiene que ver con la retribución de Dios conforme a nuestros merecimientos. Así, desde el punto de vista humano hay dos clases de Justicia. Las llamaremos La Justicia Remuneratoria o Galardonadora (La Justicia que premia), y La Justicia Retribuyente (La Justicia que castiga).

Para el estudio de la Justicia de Dios, la separaremos en estas dos partes para una mejor comprensión.

A.- La Justicia Remuneratoria.

Este aspecto de la justicia de Dios es la expresión del amor de Dios para con el hombre (como la retribuyente es la de su ira).

Está claro que no hay ningún mérito en el hombre para que Dios le premie, Lucas 17:10; 1 Corintios 4:7; Job 41:11. Dios no le debe nada al hombre y jamás le deberá nada, Dios no tiene ninguna obligación para con el hombre pues este desobedeció, y esto le hace no merecer nada. Todo lo que el hombre haga no es suficiente para llenar los requisitos Divinos, y siempre será un deudor .

A pesar de que el hombre no merece nada de parte de Dios, aún así, Dios promete recompensar al hombre bajo ciertas y condiciones, y las mejores palabras para expresar esta idea es que Dios promete cumplir su palabra, y solo en este sentido, el hombre puede esperar que Dios en su justicia le galardone. Es interesante notar que aunque el hombre no puede demandar nada de parte de Dios; Cristo Puede.

Dios premia la obra de Cristo por nosotros y en nosotros, lo que nos hace hijos de Dios, y todo lo que hacemos, es en el poder de Cristo (Filipenses 4:13), recibimos galardón porque aunque el poder es de Cristo, la obra es nuestra, reconociendo siempre que todo es de Dios (Filipenses 2:12-13) y solo en él notamos la gracia sobreabundante de nuestro Dios.

Todo nuestro servicio como cristianos es inútil si consideramos nuestra relación con Dios solo como creador, pero Dios no quiere que lo consideremos solo como creador, sino en una relación de Padre e Hijo, una relación así no se detiene a calcular cuales son los deberes y merecimientos (Juan 15:15).

B.- La Justicia Retribuyente.

Esta parte de la Justicia de Dios tiene que ver con la ejecución de la pena por el pecado (desobediencia). La Justicia Retribuyente es la expresión de la ira de Dios. Al hablar de la ira de Dios, no estamos diciendo que Dios tiene cólera, perturbación o desorden de ánimo como lo tenemos los hombres, Dios no es caprichoso al castigar el pecado como merece, los juicios de Dios es ninguna manera son vengativos, sino vindicativos o justificativos. Dios vindica o justifica su carácter en sus juicios y no toma venganza como generalmente el hombre lo hace. Dios al hacer juicio lo hace con calma (Exodo 34:6; Números 14:18) por eso son irreversibles.

En un mundo sin pecado este aspecto de la justicia de Dios no sería notorio, pero en el mundo actual nos parece que es el atributo de Dios más notorio, Hechos 28:4; Romanos 1:18, 32, 12:19; 2Tesalonicenses 1:8.

El carácter mismo de Dios hace necesaria la Justicia Retribuyente, ya que tiene que castigar el pecado, esto hace necesario un sustituto para el hombre, así Dios no deja el pecado sin castigo, pero puede evitar que el pecador sea castigado hallando quien lo sustituya. En esto vemos también la misericordia de Dios al impartir su justicia y el testimonio de la justicia de Dios es claro y abundante en las Escrituras, Salmo 11:6-7; Mateo 18:8; Hebreos 2:2; Judas 7, etc., y quisiéramos o no, aún la conciencia humana testifica de la necesidad del castigo por pecado (Romanos 2:14-15).

Pero el testimonio más llamativo de la necesidad de la Justicia Retribuyente es la muerte de Cristo. Si hubiera sido posible perdonar el pecado, Dios no hubiera dado a su hijo. Se muestra en este acto, la Justicia, Su Santidad, Su Misericordia, etc., de Dios para con el hombre, porque Dios:

1.- Admitió que un sustituto sufra por nosotros, la pena que nos correspondía.

2.- En que proveyó un Sustituto.

3.- Que él mismo se hizo Sustituto.

Otras citas que nos hablan de que Dios es Justo, Exodo 34:7; Deuteronomio 32:4; Salmo 89:14; 97:2; 116:5; 119:137; Isaías 45:21.

VI.- LA BONDAD DE DIOS.

Esta es la manifestación del amor de Dios hacia sus criaturas en general. Dios manifiesta su bondad promoviendo la felicidad de sus criaturas Exodo 33:5-19; Salmo 25:7-8; 31:19; 68:10; 100:5, 119:68; 145:7-9; Nehemías 9:25; Nahum 1:7; Marcos 10:18; Lucas 6:35; Romanos 2:4. La Bondad de Dios incluye su Benevolencia, Misericordia y Gracia.

A.- Benevolencia.

La benevolencia de Dios para con sus criaturas se manifiesta de diferentes maneras y se ve el cuidado de Dios para con sus hijos y el cuidado para con ellos.

Aún la naturaleza es recipiente de la benevolencia de Dios, esto se manifiesta en el canto de las aves, en los saltos alegres de los corderitos etc., los textos que nos muestran la Benevolencia de Dios, Salmo 104:21; 17-18; 145:15,16; Mateo 6:26.

Dios manifiesta su benevolencia a todos los hombres Hechos 14:17, aún esto se extiende a los incrédulos y desobedientes, Mateo 5:44,45. El pecador en su propio pecado se priva de la plena benevolencia divina, esta benevolencia es infinita, solo limita por la capacidad y características de sus criaturas.

B.- La Misericordia.

La misericordia es la compasión de Dios hacia el hombre como un desdichado pecador. Las Escrituras nos hablan mucho de la misericordia de Dios. Exodo 34:6,7; Salmo 103:8; 111:4; 130:7; 136; 145:8; Proverbios 28:13; Isaías 55:7; Efesios 2:4; Filipenses 2:27.

C.- La Gracia.

La gracia, se ha confundido mucho con la misericordia de Dios incluso se ha dicho que son términos sinónimos, pero la gracia se refiere más al perdón (culpabilidad) del pecador, mientras que la misericordia ve al hombre como desdichado (incapacitado).

La Gracia se refiere más al pecador, la misericordia a la desdicha y miseria del hombre. La misericordia de Dios se ve por su tardanza para descargar su juicio sobre los hombres.

“El Señor.....es paciente para con nosotros.....” 2 Pedro 3:7-9. El mismo apóstol nos habla de: “La paciencia de Dios en los días de Noé”, 1 Pedro 3:20. La Gracia se manifiesta de una manera especial hacia el creyente en los siguientes textos, Efesios 1:4-6; Tito 2:11-14.

VII.- EL AMOR DE DIOS.

Dios entre sus atributos es Amor; no es que sea “amoroso”, El es Amor. Se ha hablado de la Santidad de Dios y que no puede estar junto al pecado. De su Justicia y como trata con el pecador. También hemos hecho énfasis en que Dios no cambia, etc.

El Amor de Dios es uno que de los atributos que los hombres más valoramos, no es que este atributo sea el mayor de todos o el de más importancia, pero es el atributo que más entra en contacto con el hombre y en especial el cristianismo.

El Amor de Dios (como atributo) es tan importante para el hombre, que aún el más vil e incrédulo pecador desea acercarse a Dios por medio de su amor, y trata de “ganar” ese amor tratando de no “condenarse”. Lo malo es que queremos tener el amor de Dios bajo nuestras “condiciones” y cuando nos es convenientes a nuestros “intereses”.

Fuera de la fe cristiana no se concibe a Dios como un Dios de amor, los dioses (o el dios) de los paganos son seres iracundos y vengativos que a cada momento necesitan ser aplacados.

A.- Declaraciones Bíblicas De Que Dios Es Amor.

1 Juan 4:8,16,

Definir o describir el amor de Dios es difícil, ya que vemos en varios pasajes (por ejemplo Juan 3:16 y 1 Juan 3:16) que el amor de Dios lo lleva a hacer sacrificios que rebasan toda comprensión humana, a fin de manifestar su interés en el bienestar de sus criaturas. Solo podemos decir que el Amor de Dios es inmenso, siendo imposible medirlo como humanos, esto nos debe tener con un corazón agradecido siempre a los creyentes en Dios.

B.- A quiénes ama Dios.

1.- JESUCRISTO.

El Unigénito hijo de Dios, es ser especial de su amor, Mateo 3:17, 17:5; Lucas 20:13. Jesucristo participa del amor del Padre de una manera sin igual.

2.- LOS CREYENTES.

Los creyentes en Cristo Jesús son también participes del amor de Dios Juan 14:21-23. El cristiano tiene que hacer suyo este amor, tenemos que entender que no estamos en los contornos del amor de Dios, estamos en el centro mismo del amor de Dios, donde está Cristo, siendo participes de la plenitud del amor de Dios.

3.- EL MUNDO.

Dios aún ama al mundo de pecadores e impíos, Juan 3:16; Romanos 5:8; 1 Timoteo 2:4.

C.- La Manifestación Del Amor De Dios.

1.- EL SACRIFICIO INFINITO.

Dios hizo un sacrificio infinito por la salvación de los hombres, 1 Juan 4:9,10, La cruz del calvario es la expresión más sublime del Amor de Dios con los pecadores ya que nos mostró o expreso su amor, dando a su hijo, su unigénito.

2.- PERDON.

El Amor de Dios se manifiesta en perdonar completamente al pecador arrepentido y creyente Efesios 1:7-8, 2:4-5.

3.- CUIDADO.

Dios muestra su amor en el cuidado que tiene de sus hijos en todas las circunstancias de la vida, Isaías 63:9. Dios no es de ninguna manera nuestro adversario, sino nuestro amigo fiel. Su amor nunca falta, nunca deja de ser, nunca se olvida de los suyos, Isaías 49-15,16.

VIII.- LA VERACIDAD DE DIOS.

Algunos emplean el término verdad en vez de Veracidad pero ésta palabra es mejor, pues la palabra Verdad se refiere a las cosas y la veracidad a las personas.

Entendemos por Veracidad la perfección de Dios, que hace que todas sus acciones y palabras estén de acuerdo con la verdad y esto hace imposible que él miente. Números 23:19; Deuteronomio 32:4; Tito 1:2.

La Veracidad de Dios abarca no solo el cumplimiento de sus promesas, y la ejecución de sus amenazas. Este atributo de Dios también nos muestra que Dios es verdadero, exacto, verídico, que Dios es Digno de fe, pues cumple siempre sus promesas. Que su revelación es digna de confianza, Marcos 12:14; Juan 3:33; Romanos 3:4.

Vemos también la veracidad de Dios, en su fidelidad para cumplir sus promesas, esto debe ser un manantial de goso para su pueblo Josué 23:14; 1 Corintios 1:9; 2 Corintios 1:20; 2 Timoteo 2:13. Y la Veracidad de Dios hace que sea igualmente cierto el cumplimiento de sus amenazas. Job 32:22; Salmo 9:17; 2 Tesalonicenses 1:7-9; y Hebreos 3:11, esto solo por citar algunos de los muchos textos Bíblicos.


OTRAS CARACTERISTICAS DE DIOS.

La Biblia nos da también otras cualidades de Dios, que tal vez no deben considerarse como Atributos propiamente dicho por no ser tan fundamentales, pero que, sin embargo, merecen nuestra atención.

I.- ODIO E IRA.

Si bien Dios aborrece (Salmo 5:4,5; Romanos 9:13) debemos recordar que su amor ha provisto el remedio. Su odio o ira se mencionan unas 450 veces en las Escrituras. Dios odia la iniquidad de la cual desea salvar a los hombres.

La palabra “ira” se encuentra muchas veces en la Biblia, por ejemplo Salmo 7:11; Juan 3:36; Colosenses 3:6; etc. Y por cuanto Dios es infinito su ira también lo es, Romanos 1:18; 9:22; Efesios 2:3; Apocalipsis 6:l6; 19:15. Pero también es lento para la ira, Salmo 86:16; 103:8. Debemos tener mucho cuidado en cuanto hacer un énfasis desproporcionado a la Ira de Dios, ya que muchas veces hacemos nuestra esta “ira” sin tener la autorización de Dios para ello. Somos rápidos en condenar a las personas al “Fuego Eterno”, sin tomar nunca en cuenta el por qué Dios muestra su ira, que es santa y justa.

II.- ARREPENTIMIENTO.

Comparece Génesis 6:6 y 1 Samuel 15:11; con Números 23:19 y 1 Samuel 15:29, Dios no se arrepiente de sus hechos, se nos dice que siente (le pesa) haber hecho al hombre, y con sabiduríatrata de perfeccionar sus obras.

III.- BURLA.

Dios se ríe de la arrogancia y orgullo del hombre porque ve la insignificancia de éste. La total tontería de su pequeñez; pero, a la vez, no deja de sentir una tierna compasión por él. Esta risa no es de placer. Salmo 2:4, 37:13; Proverbios 1:260.

IV.- COMPASION.

Salmo 119:71-75; Lamentaciones 3:32; 2 Corintios 1:3; 4:17; Colosenses 1:24; 2 Timoteo 1:8.

V.- LONGANIMIDAD (GRANDEZA EN LAS ADVERSIDADES).

Dios es Longánimo porque es un Dios de gracia, y esta longanimidad se ve en la demora del castigo para el pecador. Para Dios hubiera sido lo más natural destruir al hombre cuando cometió el primer pecado. Se ve su Longanimidad en que no lo hizo. Dios sufre con paciencia la rebeldía del hombre, Romanos 2:4; 9:22.

RESUMEN.

Estos son lo que podemos llamar Atributos de Dios, o Las Perfecciones de Dios, estos nos dicen lo que Dios Padre es, su carácter y su naturaleza (El Carácter de Dios es lo que Dios nos dice que él es. Su Naturaleza es lo que la Biblia nos dice que El Es).

Arriba↑ 

Iglesia Cristiana Carismática
Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco, Argentina - Cel: (54) 0364-154358887
Resistencia, Chaco, Argentina - Tel.: (54) 0362-4485348 - Cel.: (54) 0362-154871915
Tres Isletas, Chaco, Argentina - Cel: (54) 0364-154676753 - (54) 0364-154335635
Quitilipi, Chaco, Argentina - Tel.: (54) 0364 4480933 - Cel.: (54) 0364 154311476
Capital, Mendoza, Argentina - Tel:(54) 0261-4273894 - Cel:(54) 0261-156203297
icc-ar@hotmail.com